Rigoletto de Verdi

La ópera empieza con el duque de Mantua flirteando y diciendo que esta o aquella mujer le son lo mismo (Questa o quella per me pari sono), mostrando su carácter libertino. Rigoletto, su bufón, se ríe con él de los esposos de las conquistadas. También se ríen del conde Monterone que se queja de que el duque ha seducido a su hija. Monterone les maldice, algo que asusta mucho a Rigoletto y le hace temer más por su hija, Gilda, a quien llevaba tiempo protegiendo y solo dejándole salir para ir a la iglesia. Va a casa con ella y le profesa su amor (Figlia/Mio padre!). No sabe que en la iglesia se ha mirado con un hombre. Los nobles burlados por Rigoletto se vengan raptando a su hija creyendo que es su amante. Para hacer más terrible la venganza, engañan con un antifaz a Rigoletto y le hacen partícipe del rapto. Ya raptada, llega a la casa el hombre que se miraba con ella en la iglesia, que no es otro que el duque y se lamenta del rapto (Ella mi fu rapita!). Al volver todos al palacio los cortesanos le informan del rapto (Duca, Duca!). El duque habla con ella y le hace ver que es una más de sus conquistas. Mientras Rigoletto ha llegado en su busca y desvela a los cortesanos que no es su amante sino su hija. Aunque Gilda sigue amando al duque, Rigoletto le pide a Gilda que huya vestida de hombre mientras él contrata al sicario Sparafucile para matar al duque y vengarse (Sì, vendetta, tremenda vendetta, [a partir del segundo 43]). Pero el duque también ha enamorado a la hermana del sicario, después de haber justificado sus infidelidades aduciendo que la mujer es voluble como pluma en el viento (La donna è mobile), y esta le pide a su hermano que mate a otro para meterlo en su lugar en el saco que debe entregar a Rigoletto. Deciden matar al primer hombre que entre en la hostería donde están. Gilda, que finalmente no ha huido y lo ha oído todo, decide entrar para salvar al duque, a quien aún persiste en amar. Rigoletto solo descubre que en el saco está su hija cuando oye la voz del duque por detrás. Unas últimas palabras entre Rigoletto y la moribunda Gilda cierran la ópera (V’ho ingannato).

Anuncios

One thought on “Rigoletto de Verdi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s